APLICACIÓN DEL COLORETE

Teniendo en cuenta la forma del óvalo facial, se puede aplicar de diferentes formas.
En rostros redondos u ovalados, debe aplicarse de forma oblicua (diagonal) en las mejillas haciendo un ángulo hacia las sienes, para alargar ópticamente el rostro.
Si lo que se pretende es conseguir una apariencia de una cara más redonda, debe aplicarse en el centro de la mejilla y horizontalmente, nunca en la parte alta o en las sienes.
Según sea su aplicación, en horizontal u oblicuo, contribuye a proporcionar al rostro una sensación de mayor anchura o longitud, respectivamente.
Una sugerencia para que dure más, es aplicar el colorete antes de los polvos o aplicar de nuevo polvo sobre el colorete.
No saturar el pincel de producto.
Nunca sobrepasar la mitad de la mejilla más próxima a la nariz.
Difuminarlo para que no se note donde comienza y donde termina.